Batay Ouvriye Banner

VISITA DE UNA DELEGACIÓN BRASILERA EN HAITÍ

Del 26 de junio al 3 de julio del 2007, una delegación brasilera vino en Haití. Luego de las dos presencias de Batay Ouvriye en Brasil, habíamos formulado a la CONLUTAS el interés de tal visita, teniendo en cuanta la relación particular existiendo actualmente entre nuestros dos países y debido a la posición de rechazo de la ocupación que en varias ocasiones ha expresado públicamente esta Coordinación de luchas.

La delegación estuvo compuesta de veinte personas, representantes sindicalistas por la mayoría, pero también miembros de asociaciones campesinas, de profesionales, de estudiantes, de asociaciones de barrio, de mujeres, de jubilados, de organizaciones luchando en contra del racismo… y, por fin de partidos políticos, tales como el PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificados) y el PSOL (Partido Socialismo y Libertad). Unos periodistas y fotógrafos acompañaban el grupo. Todos siendo miembros de la CONLUTAS (Coordinación Nacional de Luchas), organización nacida del “Congreso Nacional de los Trabajadores” (CONAT), los días 5, 6 y 7 de mayo del 2006.

Antes que nada, esta delegación se encontró con diferentes responsables de Batay Ouvriye en Puerto-Príncipe y Cap-Haïtien, para después participar en asambleas abiertas con obreros y trabajadores de diversas categorías, miembros o no de Batay Ouvriye . [ Ver: Solidariedade ao povo haitiano - Cobertura ]. 

Se reunió también con los integrantes universitarios. Primero en una asamblea abierta de estudiantes principalmente en la facultad de Etnología con presentación del decano; luego en la rectoría, en presencia del rector y del vicerrector a la investigación y de algunos profesores invitados por la misma rectoría.

En el auditorio de la escuela congregante Saint-Martial, el sector de los derechos humanos principalmente, de las organizaciones en defensa de los derechos de los trabajadores o de solidaridad de género, al igual que representantes de partidos políticos respondieron presentes en un encuentro abierto al público en general.

Los miembros de la delegación, queriendo también presentar su posición a las autoridades nacionales e internacionales, fueron realizadas entrevistas con el presidente de la República, con los embajadores de Brasil y Chile, la dirección del trabajo del ministerio de Asuntos Sociales y la dirección de zonas francas del ministerio de Comercio e Industria.

Siempre y de una manera igual, los delegados de los trabajadores brasileros han dado a conocer su posición sobre la ocupación que denuncian, no solo como violación de nuestra soberanía de pueblo, pero además porque esta ocupación no hace más que concretamente apoyar la implementación del proyecto de explotación y dominación para el cual se preparan ya hace tiempo las multinacionales imperialistas (del textil en particular), relevados por sus gerentes locales y los gobiernos a su servicio. Este proyecto de explotación es tan cruel y antagónico, la incapacidad de las clases dominantes haitianas con su Estado reaccionario tan flagrante, que la ocupación para ponerle buen orden y velar por el cumplimento de este proyecto se revela para ellos necesaria.

Es éste mismo proyecto que las clases dominantes de Brasil, acompañadas siempre por sus fieles gobiernos reaccionarios, están tratando hoy de implementar también allá. Se trata pues de una lucha común donde el enemigo de los trabajadores y de los pueblos es dondequiera el mismo, la situación global similar, aunque las especificidades de cada país le trae particularidades propias, entre las cuales, justamente, el hecho de que sean fuerzas latino americanas, bajo comando brasilero quienes, en nuestro país, confirman esta dominación de clase, en el caso extremo de una ocupación, vergonzosa para las dos partes.

La reciente presencia en la zona franca de Ouanaminthe del hijo del vicepresidente brasilero quién, en su país, es propietario de la más grande fábrica de textil; el lanzamiento - por lo menos en intención - del proyecto etanol, por los presidentes americano y brasilero; los diferentes tratados de “libre comercio”; y el proceso de privatización acelerado de los servicios públicos; son evidencias de esta dinámica global de explotación y de neo-liberalismo que el imperialismo multinacional trata de imponer a los pueblos dominados en general y a las “mano de obras baratas” en particular, utilizando ésta última como “ventaja comparativa” en el marco de la competencia capitalista internacional, bajo dictados imperiales, gobiernos e instituciones financieras sirviendo de apoyo.

La “Carta al Pueblo Haitiano” llevada por los miembros de esta delegación amiga, leída y entregada en todos los encuentros, describe esta lógica, al mismo tiempo que define su apoyo partidario, claro e histórico. Está a continuación.

*

Habría que notar la diversidad de recepción registrada en las distintas reuniones.

En los encuentros populares, en los encuentros con los trabajadores, aquellos que sufren tanto de la explotación burguesa que les mantiene de manera crónica en un estado de miseria extrema, que de los mortíferos ataques de la MINUSTAH que apoya sin reserva este estado de cosas, han todos aplaudido vigorosamente las declaraciones de nuestros camaradas brasileros, denunciando tan claramente las causas des problemas y trayéndolos una solidaridad más que fraternal, signo de una unidad de pueblos en devenir y de luchas comunes en gérmenes. Cantos, palabras abiertas y reflexiones apropiadas llenaban las salas repletas: una región se está creando frente a nuestros ojos, una patria de tipo nuevo se hace sentir. Uno de los camaradas brasileros llegando a decir que si, un día, el pueblo haitiano se levantara contra este proyecto de dominación, de explotación y ocupación del capital multinacional y, en este gesto heroico e histórico, quemara la bandera brasilera, ¡ estará con los trabajadores haitianos !

En medio pequeño burgués, las dudas de les confiere su naturaleza y las querellas internas entre fracciones les parecieron lo más importante y, por esto mismo, han reducido mucho el debate y, naturalmente, hecha más tímida la adhesión a tal posición, sin embargo tan importante históricamente, aunque algunos u otros participantes han demostrado una claridad teórica y un vigor patriótico interesantes.

Inútil decir que las autoridades haitianas como latino americanas han tratado, con argumentos huidizos y muy débiles de sostener una posición indefendible. Los responsables latino americanos, por su parte, dejando parecer una condescendencia para el pueblo haitiano, a la cual nos habían ya acostumbrado los “grandes vecinos del Norte”, para darse a lucir y auto satisfacer su grata persona, mientras están escondiendo, con esto mismo, su real proyecto de explotación y dominación. Las autoridades haitianas, ellas, no han fallado en demostrar, otra vez, su penosa sumisión y la total demisión que es la suya. Algunos, llegando a decir que ellos también están “en contra de la ocupación” pero que la encuentran sin embargo ¡ “necesaria” ! Demostrando por ello mismo, no solo la inconsistencia y la incoherencia de su posición como “autoridad de una Nación” sino también la enorme irresponsabilidad con la cual actúan: para justificar su total incapacidad y cobardía, se esconden detrás de la “fatalidad de la situación”. El mismo presidente de la República no pudo contestar a esas contradicciones para él inextricables.

*

Amenazas e intimidaciones acompañaron este encuentro de pueblos (ver nuestro “Comunicado” al respecto). Es una clara muestra de la “democracia” y del “Estado de derecho” de los cuales se hace gárgaras esta burguesía.

Mientras que la prensa “independiente” brillaba por su ausencia. Solamente la Televisión Nacional cubrió dos eventos y Alterpresse fue la única en llegar a la conferencia de prensa final. Una invitación general había sido no obstante distribuida a todos, incluyendo el programa público en su totalidad. Sin comentario.

BATAY OUVRIYE

Puerto-Príncipe, miércoles 11 de julio del 2007


CARTA AO POVO DO HAITI


“Nenhum povo pode ser livre se oprime outro povo.”


Mais uma vez, o Haiti está sendo ocupado, agora, por tropas latino-americanas. São países oprimidos oprimindo um povo ainda mais oprimido.

Debaixo do falso manto da defesa da democracia, impõe-se a opressão, a exploração, a miséria, manchando o solo de vosso país com sangue de vosasa gente.

Na realidade, uma intervenção que fere a soberania de vosso povo, permitindo ao imperialismo explorá-lo ainda mais e transformar o território haitiano em uma plataforma de exportação dos produtos das empresas multinacionais.

O governo brasileiro de LUIZ INÁCIO LULA DA SILVA detém o comando das tropas militares neste território, cumprindo assim um nefasto papel de agente do imperialismo opressor. Os trabalhadores e o povo brasileiro não respondem por este crime.

Ao contrário, ao heróico povo haitiano, que protagonizou a primeira e única revolução de escravos vitoriosa, a primeira nação a conquistar a independência na América Latina, que com bravura enfrentou tantas ditaduras em sua História e que acolheu Simon Bolívar fortalecendo seus ideais de liberdade, queremos dizer que:

Estaremos juntos na luta pela desocupação do vosso território e seremos mais que solidários, pois somos parte de uma mesma luta.
Embora à distância, travamos uma única batalha contra a colonização
imperialista. Acreditamos, como Sandino, que Liberdade não se pede, se conquista...

Nós, que assinamos esta carta, estamos no teatro de operações, somos parte
deste cenário. Partilhamos as angústias e os sofrimentos do vosso povo e também nos somamos na trincheira da resistência, da busca da autodeterminação de nossos povos.

Sonhamos o mesmo sonho de liberdade. A vossa luta é a nossa luta, a vossa vitória é a nossa vitória, a liberdade de um povo é motivo de júbilo em toda a humanidade.


Pela imediata retirada das tropas brasileiras e de outros países do Haiti.
Pela autodeterminação do povo haitianos