Batay Ouvriye Banner

¡CAMARADAS, COMPAÑEROS!

En nuestra última intervención global de febrero, denunciamos el complot que la burguesía, su Estado, junto con las falsas y podridas centrales obreras están tramitando contra nosotros para tratar de hacernos tragar un ajuste del salario mínimo que no sobrepase los 10 por ciento. Lo que ajustaría nuestro salario de los 70 gourdes actuales (1.85 US $) a nada más que 77 gourdes (2.00 US $) a lo sumo. Hemos también señalado el alto grado de menosprecio y hasta odio hacia el pueblo haitiano que lleva ésta bofetada.

Al distribuir ésta intervención en medio obrero y en los barrios populares generalmente y quedarnos discutiendo allí, fue unánime el sentimiento: todos recibimos MUY fuertemente este golpe! De allí que fueron TODOS quienes decidieron MOVILIZARSE para hacerle frente a esta tan grave amenaza.

Ahora, por encima de este SALARIO MÍNIMO CRIMINAL que quieren dejarnos, es sin tregua que nos persigue el alto costo de la vida: ya no se puede pagar la escuela de los niños, soportar enfermedad alguna,  cumplir con la renta de casa... algunos ni llegan a comer y tienen, para no sucumbir, que conformarse con  ¡comer panes hechos con arcilla!!! Total, nos damos cuenta que ESTOS SANGUINARIOS NOS QUIEREN MATAR A TODOS, POR MEDIO DE LA EXPLOTACIÓN SIN LÍMITE QUE PIENSAN SACAR DE NUESTRO TRABAJO.

Peor aún, El Estado no puede ni acercarse a resolver el desempleo, no emprende nada de la reforma agraria necesaria, tampoco se empeña en lo más mínimo en mejorarnos la vida en nuestros barrios, en el transporte, ni darnos la salud o la educación gratuita como claramente lo prescribe la constitución.

¡BASTA YA!

Este presidente para quien nos movilizamos, junto con el gobierno, NO HACEN NADA EN BENEFICIO DE NOSOTROS LOS TRABAJADORES, EN BENEFICIO DE LAS MASAS POPULARES EN GENERAL. Alegan no poder “hacer milagros” pero de “milagros” sí hacen, en beneficio de los burgueses, sus amos, en beneficio propio de los comelones, que son, en beneficio de los imperialistas, verdaderos dirigentes de esta cruel farsa. Y mientras nos están recomendando la paciencia, siguen sacándole el jugo, tanto a nuestro trabajo, como al Estado.

Camaradas, compañeros, lo que ellos mismos nos están claramente demostrando, es que: ¡YA NO HAY SECRETO! Todo está limpiamente claro. Pues, según lo que nos dejan comprender: “ ¡lo van a coger TODO, sin dejarnos NADA! ” Pues, con la mismísima lógica, la solución nos aparece tan clara: ¡SOLAMENTE UNA MOVILIZACIÓN GENERAL Y FUERTE NOS PUEDE AYUDAR A RESOLVER ESTA SITUACIÓN!

BATAY OUVRIYE – Marzo del 2008