Batay Ouvriye Banner

Actos barbaros de los ocupantes

Puerto Príncipe, 7 de noviembre del 2005

La semana pasada, las fuerzas extranjeras en el país cometieron otra exacción más. Soldados jordanos demolieron el portal de la fábrica Larco, invadieron el patio, obligaron a todo el mundo acostarse en el piso, entonces golpearon y humillaron a todos los presentes. Por otra parte, también, penetraron dentro de la fábrica ECEM donde reprodujeron los mismos actos bárbaros. Batay Ouvriye denuncia con voz alta este tipo de actuación. Pero debemos precisar 2 cosas:

  • Este tipo de comportamiento es parte de una situación global. A nuestro parecer, estas fuerzas de ocupación no tienen el derecho de jugar con las palabras y decirnos que tenemos una ‘soberanía limitada’ junto con otras palabras sin sentido, a fin de disfrazar la realidad. Su conducta traduce exactamente lo que son, una fuerza extranjera, una fuerza de ocupación, bajo mando de las Naciones Unidos. Son responsables de todo lo que pasa con un gobierno fantasma y un consejo electoral provisorio corrupto. Hacen todo tipo de exacciones, como les da la gana y cuando quieren. No tienen ninguna cuenta que dar a nadie. Denunciamos sus acciones al igual que la ocupación disfrazada cuya máscara se cae día a día más.

  • Pero, decimos: denunciar es uno, movilizarse para enfrentar esta situación es otro, con táctica y línea estratégica correctas, más todavía. Algunas fuerzas ya se paran para denunciarla. Sin embargo, es necesario superar a la denunciación y llegar concretamente a una movilización general y así echar para fuera a los ocupantes. Allí también, hay que estar claros que si estamos en esta situación, es que los verdaderos responsables, o sea las clases dominantes, han llegado a su total y máxima quiebre. Las clases dominantes con sus políticos podridos quienes no tienen ningún problema con la ocupación. No es casualidad si no tienen ellos ningún programa y se acomodan todos en aplicar los acuerdos del Cuadro de Cooperación Interino (CCI) diseñado por los imperialistas. No es casualidad tampoco si no tienen ningún deseo real de “recobrar la soberanía nacional” como lo pretenden cuando le salen alientos demagógicos.

Hoy en día, conviene examinar claramente la situación y saber quienes son nuestros enemigos para definir precisamente las luchas que tendremos que llevar.

En el marco de este acto, según su propia lógica, los ocupantes deberían indemnizar todas las víctimas. Las dos fábricas son responsables de los obreros mientras estén trabajando: tienen pues que indemnizarlos también. Sin embargo, tenemos que repetirlo, los ocupantes deberían indemnizar las fábricas pero: ¡UNA OCUPACIÓN ES UNA OCUPACIÓN! No harán nada por el estilo. ¡Al contrario!

Para nosotros, ahora en nuestra lógica, hay que ir más lejos que el requisito de indemnización. Tenemos que entrar resueltamente en la práctica de echar los ocupantes para fuera: es la única manera de quitarles la total iniciativa que tienen, de quitarles el derecho de jugar con nosotros como les da la gana, de hacer lo que quieren con el país entero a fin de llegar poco a poco a una nueva forma de ocupación disfrazada, la tutela.

Camaradas obreros de Larco y ECEM: Batay Ouvriye se para solidario con ustedes. Mientras estamos reesforzando los comités de ambas fábricas y trabajando hacia un nivel superior de organización, hay que, rápidamente, establecer una estrecha coordinación con los obreros de las otras fábricas y echarnos en la batalla, caminando siempre sobre ambas piernas:

  • batalla en las 2 fábricas en contra de los burgueses rapaces: ¡batalla en contra de la explotación!
  • construcción del campo del pueblo para la batalla en contra de los ocupantes: ¡batalla en contra de la ocupación!

¡ABAJO LA FARZA DE LAS ELECCIONES!

¡ABAJO LA EXPLOTACIÓN! ¡ABAJO LA OCUPACIÓN!