Batay Ouvriye Banner

A los compañeros del sitio web “Rebelión”,

Puerto-Príncipe, Haití.

Estimados compañeros,

Hace ya largo tiempo (08-06-2006) su sitio “Rebelión” reprodujo un artículo de Jeb Sprague (“El Fracaso de la Solidaridad: La CIOSL, AFL-CIO, OIT y ORIT en Haití”). En este artículo, el autor hace amalgamas deliberadas y emite mentiras como falsas acusaciones sobre nuestro movimiento, Batay Ouvriye . En virtud del derecho a la contestación que pensamos poder tener en la ocasión, les pediríamos exponer también nuestra versión.

Con las gracias anticipadas, les aclararíamos primero que no es la primera vez que aquel estudiante quién se quiere un “militante de la cosa haitiana” - aunque de muy lejos por cierto - lanza esas alegaciones denigrantes. Nunca hemos cogido la pena de contestarle a él y al equipo que le sostiene, seguros que estamos de su papel en la izquierda internacional dónde, con títulos y aseveraciones como que “de choque” trata de llamar la atención (con el individualismo característico de los pequeños burgueses americanos) y, sobre todo, ensuciar a organizaciones que, como la nuestra, están en el terreno de lucha, concretamente enfrentándose cotidianamente a las clases dominantes y su Estado podrido. Lo podrá cualquiera verificar en nuestro sitio web (http://batayouvriye.org)  o, mejor - si uno realmente quiere ser serio -, en el terreno mismo de lucha del país, Haití.

No hemos tenido la costumbre de contestarles, diciéndoles siempre que les esperamos, precisamente, frente a los burgueses, los terratenientes… lo que, hasta ahora, no hemos tenido la ocasión de comprobar. No les hemos nunca contestado porque a esta gente, uno puede de todas las maneras posibles probar la falsedad y la debilidad de sus argumentos, fingen estar de acuerdo (como sucedió en un debate que tuvimos en San-Francisco, Estados-Unidos) pero una vez frente a otro auditorio o con gente que no están al tanto de lo profundo del debate, vuelven con las mismas maniobras. Es un trabajo sistemático de desinformación. Lo importante sería saber quién los manda, para quién “trabajan”, qué lo que realmente defienden.

No les hemos nunca contestado directamente ya que usan un método característico de la burguesía, es decir: echar mentiras y el atacado es quién tiene que ¡probar que no es culpable! Así lo hacen todos los capitalistas del mundo entero para echar afuera a cualquier trabajador de la fábrica.

Sin embargo, siempre que ha estado necesario clarificar nuestras posiciones para compañeros que podrían estar engañados por las “revelaciones” de estos estudiantes en mal de reconocimiento, lo hemos hecho. Y así lo haremos una vez más.

*

Para empezar, y claramente dicho: el monto de dinero que avanza Sprague es totalmente falso. Tenemos dinero recibido del Centro de Solidaridad, primero a partir de un pedido abierto (dónde muchos otros participaron igual) luego con fondos de aproximadamente 100 mil dólares en total para luchas en zonas francas, que, con la deslocalización que así se opera, desestabilizan de hecho al empleo en los Estados-Unidos mismos. Ésta lógica de apoyo la entendemos así y cualquiera puede también entenderla así, si quiere reflexionar un poco, si puede reflexionar un tanto. Nosotros, la utilizamos. Además, reiteradas veces hemos precisado que siempre que podremos sacar dinero de cualquier sitio, lo haremos. La crítica militante es entonces doble: ¿cuál es la utilización? ¿con qué línea de funcionamiento, de lucha se opera? ¿cuál grande es la autonomía que permite la relación? En nuestro caso es con una autonomía TOTAL que funcionamos, donde el interés de los trabajadores y, de una manera más extensiva, del pueblo, es el único criterio para nosotros pertinente. Cualquiera puede verificarlo. Es más, hemos abiertamente y hasta en encuentros organizados por el Centro de Solidaridad mismo, criticado tanto su línea como su pasado en América Latina, como bien se puede comprobar en nuestra respuesta dentro de éste debate mismo (http://tinyurl.com/refmp) o en el informe sobre un encuentro organizado en Guatemala por el Centro de Solidaridad mismo (http://tinyurl.co.uk/tjvv) como en la “Carta” que, luego, dirigimos a los participantes (http://tinyurl.co.uk/2hpc). De la misma manera, nuestra posición frente al NED es también igual de clara (http://tinyurl.com/mag5z).

*

En más recientes escritos, siempre sin pruebas reales, Sprague sigue confortando su posición, alegando que los interesados en el Centro de Solidaridad no lo han desmentido. Nosotros podemos entender plenamente que casi nadie a Sprague le quiere contestar. Pero, ya que es por éste hecho que precisamente cree poder confortar su posición, hemos pedido una aclaración entonces a éste Centro. Lo que ha hecho finalmente y que ponemos directamente a continuación, pudiéndose verificar fácilmente con la autora de estas líneas, Teresa Casertano, directora del programa regional de las Américas del Solidarity Center. Cuando le preguntamos de qué $350,000 o $450,000 dados en mayo del 2005 se trataba en el artículo en cuestión, nos aclaró lo siguiente :

Este dinero no es una subvención hecha a Batay Ouvriye . Es una subvención al Centro de Solidaridad y con este dinero hemos cubierto los gastos de Evelyn y el acuerdo que se hizo para el trabajo en Ouanaminthe. El (Sprague) se refiere a esta subvención cuando pregunta sobre los 12 o 18 meses. El punto ahí es que es mucho dinero y el Centro pidió que no se utilizara en solo 12 meses porque no tiene lógico  gastar dinero innecesariamente solo por gastarlo sino usarlo moderadamente en las cosas necesarias. El gobierno nos dijo que podíamos usar la misma cantidad en 18 meses en lugar de 12 meses y aceptamos los 18 meses porque tenia mas sentido tener mas tiempo.” (23/06/2006)

*

Es en este sentido, basado en este principio para nosotros inviolable y que mundialmente diferencia drásticamente las corrientes en lucha (el ejemplo Cubano es uno muy claro), que decimos (que ya decimos) que cualquier suma estaría la bienvenida. En una toma de posición frente a otras mentiras de otro periodista del mismo equipo éste, nos referíamos, otra vez, a nuestra “Aclaración” ( cf http://tinyurl.com/fy9qk ) y, sin dudar, le constatábamos, al punto 3: “ … por ejemplo (y esto será probablemente su próxima “revelación”) a Sprague se le olvidó mencionar que, nuestras posiciones y luchas concretas siendo totalmente claras, le informamos igualmente al encubierto agente – informador Fenton que el rumor (o error) dejando creer que la suma recibida hubiera sido de 1,000,000.oo (un millón) de dólares (en vez de los 100,000.oo  - cien mil - en total), para nosotros hubiera sido completamente indiferente ya que si fuera así, ¡les hubiéramos cogido!” (Corbett List, # 27115, Jan. 2006).

*

TODO pues está ya dicho por parte de nosotros, refiriéndose a este tema. Porqué, entonces, vuelven estos denigrantes profesionales a ponerlo siempre en la mesa, usando la ignorancia al respecto de los militantes que tal debate pudiera interesar grandemente?

Primero para seguir con su argumento sensacionalista, tratando de confundirnos con el movimiento que, encabezado por la burguesía, se levantó en contra de Aristide. Lo cual refutamos categóricamente. Y no son especulaciones falsas y amalgamas de fecha voluntariamente malintencionadas que probarán lo contrario. Un volante nuestro (nuestra única participación, de lejos, en este movimiento del 2003) hace clarísima nuestra posición  (ver, para esto http://tinyurl.com/q5p2d).

El débil argumento de tratar de confundirnos con el movimiento en contra de Aristide y encabezado por la burguesía, en realidad funciona con otro mucho más importante. Es que este equipo quiere hacer pasar al gobierno Lavalas y su cohorte de “granmanjè” (“comelones”, como los nombró el pueblo mismo) como uno popular! Lo cual, otra vez, hemos desmontado tanto en nuestros análisis como en la realidad de lucha (http://tinyurl.com/fy9qk).

Nos hemos dado cuenta que Sprague, y el equipo que lo manda al frente, siempre han rehusado debatir seriamente de este tema, refugiándose en decir nada más que fue un gobierno electo democráticamente y perseguido por ser de las masas, llegando a tratar de compararlo ¡¡con Chavez o Castro!! (Éste es el argumento clave de la trampa). Además de nuestras claras refutaciones que, al respecto, aclaran para el público que fue Aristide mismo quién permitió (es más: ¡trajo!) la primera intervención americana del ’95 y que ésta misma segunda del 2004 igual la había ratificado (lo único que entre las distintas corrientes reaccionarias, ésta vez, lo botaron a él), además pues de nuestras claras refutaciones al respecto, habría que añadir que el gobierno lavalas también recibía dinero (del FMI, del Banco Mundial…) ayudado por el formidable auge del capital financiero y el brote descomunal de los bancos tanto nacionales como extranjeros (principalmente americanos) pero, lo peor es que, una vez esta relación establecida, NUNCA más oímos hablar del “imperialismo” o de la dominación capitalista! Al contrario, todo el recoge de este gobierno prueba su afán de servir a estos grandes del mundo y del país. NUNCA, de hecho, tuvo lugar ni una ventaja a los trabajadores en todos los conflictos registrados en aquel entonces.

Actualmente el núcleo dirigente lavalas no está directamente en el poder. Útil - y posible - le es de usar las reivindicaciones populares básicas para de nuevo engañar al pueblo, como lo estuvo haciendo al sentirse atacado de todas partes en el 2003. Es una actitud clásica de todo movimiento populista que, en realidad, nunca, después y una vez en el comando del Estado, le deja el más mínimo margen de ventaja al pueblo y a los trabajadores frente a sus enemigos de clase.

Analizar - mejor - seriamente y científicamente, el proceso histórico que está devolviéndose actualmente en este país del Caribe, para precisamente saber cómo actuar (para actuar entonces concretamente), hacia la emancipación verdadera de los trabajadores y con ellos el pueblo entero, es lo que nos proponemos. Análisis que invitamos que hagan todos los militantes, mundialmente hablando, en vez de quedarse en el miasma populista y dejarse llevar por las elucubraciones de estos pequeños oportunistas para los cuales el propósito siempre ha sido de infiltrarse en las clases dominantes: funcionarios burócratas al principio pero terratenientes y burgueses mañana.

Batay Ouvriye

Puerto-Príncipe, Haití, 15/09/2006