Batay Ouvriye Banner

INFORME SOBRE EL XV CONGRESO DE LA FEDERACIÓN SINDICAL MUNDIAL Y NUESTRA PRESENCIA INVITADA

Del primero al cuatro de diciembre del 2005, tuvo lugar en La Havana, Cuba, el XV congreso de la Federación Sindical Mundial (FSM). Por medio de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), nuestra organización, Batay Ouvriye, fue invitada a participar como observadora. Un documento preparatorio “de Orientación Política” fue para la ocasión mandado a todos para comentarios, discusiones y aprobación en el congreso. Mientras que otro informando “…sobre la situación de la FSM y sus actividades desde su XIV congreso” fuera presentado y comentado en la apertura. También en la agenda figuraban las elecciones del nuevo Consejo presidencial.

En base a presentaciones de delegados que, de una manera u otra, tocaban los temas allí incluidos, el documento “de Orientación Política” fue así discutido en plenarias. Algunos intercambios parciales en talleres también tuvieron lugar, para una aprobación final en plenaria el último día. Igualmente a partir de esas múltiples presentaciones y debates, se redactó una “Declaración Final”, puesta también a discusión y aprobada con algunas leves enmiendas. Por último, unas “Resoluciones” acompañan la declaración de principio. Esas fueron remitidas al Consejo Presidencial quién, por medio de una comisión de trabajo, las revisó antes de proponer a la asamblea su versión acabada. La totalidad de esos documentos se encontrará pronto en el sitio web de la FSM renovado para la ocasión.

Los principales temas tocados tanto en las presentaciones como en los debates fueron:

• El Imperialismo y sus Intervenciones Neoliberales Devastadoras (saqueos, robos, privatizaciones, ajustes estructurales, tratados, dominación política, económica, cultural…);

• El Capitalismo como Lógico Enemigo;

• El Sindicalismo de Clase, Respuesta Coherente de parte de los Trabajadores;

• La Renovación de la FSM al respecto y el Combate tanto frente al Burocratismo como al Economicismo;

• La Unidad de las Luchas Obreras como Método Acumulativo pero también como Concentración Cualitativa de Fuerzas;

• La Apertura Estratégica hacia las Alianzas (étnicas, campesinas, barriales, de foros…);

• El Apoyo a todas las Luchas Anti Imperialistas y de Soberanía.

Otros, como la Desterritorialidad de las Empresas, el Trabajo Infantil, las Desigualdades de Género en el propio ámbito sindical, los Derechos de los Trabajadores Emigrantes, el Sector Informal, las Mutaciones en la Estructura de Clase del Proletariado, Debate sobre la Orientación en la Clase Obrera Americana y la Ruptura operada, la lucha por el Control Obrero sobre las Fuentes Energéticas Nacionales, la Movilización como Herramienta Básica de Lucha, el Financiamiento de las Luchas y la Autonomía Programática, los Despidos y las Tácticas a Construir para hacerles frente, la Represión Gubernamental y los Mecanismos de Resistencia, el Salto Cualitativo Imprescindible en este Periodo Histórico … … … fueron también ampliamente presentados y debatidos.

Sin embargo, ya que estaba en la mesa el debate de una posible fusión con otras centrales internacionales (CIOSL, CMT), el tema de la Unidad fue él de mayor pro y contra. De hecho, si todo el mundo estaba de acuerdo que, en este periodo histórico, una mayor concentración de fuerzas era necesaria para hacerle frente a la ofensiva imperialo-capitalista, no todo el mundo se acordaba en el grado de apertura deseado. Algunos defendían la más grande tolerancia y apertura mientras otros (la Central Sindical Clasista - CSC - de Brasil, la Confederación General de Trabajadores del Perú - CGTP -, el Frente de Trabajadores de la Energía - FTE - de México, entre otros…), basados precisamente en el principio fundamental de clase que constituye a la FSM y le da su naturaleza propia, no aceptaban incluir en una unidad, aunque amplia, a centrales que consideraban “de conciliación” con la burguesía y que han jugado un papel reaccionario en contra de las luchas para la soberanía y los poderes populares progresistas en Latino-América notablemente.

Nosotros, como observadores, nos quedábamos discretos, discutiendo sin embargo del tema en apartes y apoyando allí esos últimos defensores determinados del sindicalismo de clase, autónomo y que de ninguna manera debe incluir en su organización internacional a centrales u organizaciones que no respetan estos principios fundamentales. Aprovechando para explicar la situación haitiana y las desviaciones fatales que justamente aportaron allí el populismo, apoyamos, en unas palabras que fuimos invitados a hacer públicas en el escenario de la plenaria, el sindicalismo de clase y las consecuencias que entonces debe conllevar. Además, nos detuvimos sobre la estructura que deben de llevar las alianzas y nuestra posición al respecto, en vista de su mejor organización y lucha, no solo en contra del enemigo principal, el imperialismo-capitalismo, sino también en vista de combatir y superar una manifestación fatal que puede suceder dentro del mismo campo del pueblo, el Populismo. Esa presentación fue transmitida por la televisión cubana y al terminar el día fuimos al respecto entrevistados por dos cadenas de radio (Havana y Reloj). Las palabras nuestras pronunciadas se encuentran a continuación y todas estarán disponibles también en el sitio de la FSM tan pronto posible.

El cuarto y último día, el congreso fue honrado por la presencia del Presidente de la Asamblea cubana, el Sr. Ricardo Alarcón Quezada. En unas palabras justas, hizo resaltar el importantísimo papel que le toca jugar a la clase obrera mundialmente frente a los avances ofensivos descomunales que perpetúan, totalmente fuera de toda ley, los gobiernos imperialistas, pudiendo contar en ello con una total impunidad que les propicia únicamente su fuerza brutal. Fuerza, al contrario, que lleva el mundo entero en sus hombros, principal antagónica frente a este imperialismo-capitalismo devastador y, por ello, la más importante en vista tanto de la emancipación cabal de la humanidad como de la actual lucha, la clase obrera es fundamental “…simplemente para que no desaparezca el mundo”! La lucha ideológica que se tendrá que llevar entonces representa, hoy en día, una de la más ardua jamás vista. De hecho, frente a todas las calumnias, mentiras y desinformaciones que llevan los imperialistas y sus aliados, la búsqueda de la verdad queda de lo más importante. En eso, el pueblo el más encarcelado es el mismo pueblo norte americano. Un ejemplo claro es el total “blackout” que acompaña el juicio de los cinco cubanos presos en los Estados-Unidos, el cual, además de hacer caso omiso de todas las decisiones legales, no deja salir ninguna información al respecto. Suerte que algunos compañeros (de Costa-Rica más precisamente), mantienen en su país una permanente movilización (cada 5 de cada mes frente a la embajada norte americana). Una propuesta para una resolución de emprender lo mismo en todas partes fue entonces enseguida hecha y aceptada.

Clausurando el evento, durante el último día, se llevó una visita en la Escuela Latino Americana de Medicina donde estudiantes pobres de varios países de la zona benefician allí de estudios gratuitos pero también de altísimo nivel. Más tarde, tuvo lugar el proceso electoral y la presentación de los electos fue confirmada en Asamblea. Los nombres oficiales se darán a conocer por la misma vía del web.

*

Algunas otras actividades se daban también al margen de las reuniones principales. Así, en horas de descanso, se encontraban delegados interesados en distintos temas. Los que a nosotros nos interesaban de primera fueron de Textil, Energía y, luego, de Construcción. Síntesis de las discusiones formales nos llegarán por vía electrónica y estarán disponibles en los locales nuestros para consulta popular abierta, al igual que un sin número de periódicos u otros documentos que nos fueron entregados por los presentes naturalmente más cercanos.

La organización del congreso fue todo un éxito> diríamos sin embargo que nos pareció faltar algo de crítica en torno a prácticas burocráticas o economicistas que se siguen llevando por centrales afiliadas o cercanas. En realidad, con respecto a estos temas de gran importancia, la FSM tiene una voluntad de superarlos pero, al mismo tiempo, no ha desarrollado verdaderamente ni estrategia, ni mecanismos concretos para ello. Otras veces situaciones muy graves que sufre la clase obrera mundialmente no se ha logrado denunciar ni aún analizar, como lo es el caso de la clase obrera china por ejemplo.

A pesar de esto, el congreso fue para nosotros muy fructífero y los debates, aunque a veces polarizados, dan cuenta al contrario de la revitalización - necesaria - que se está dando en el ámbito sindical clasista internacional.


PALABRAS DEL DELEGADO DE BATAY OUVRIYE AL XV CONGRESO DE LA FEDERACIÓN SINDICAL MUNDIAL (FSM)

En nombre de nuestros camaradas en Batay Ouvriye, en nombre de los obreros, trabajadores así que de las masas populares de Haití, les doy, antes de todo, las gracias por habernos invitado a éste tan importante XV congreso de la Federación Sindical Mundial (FSM) y permitirnos excepcionalmente tomar la palabra hoy día. Las gracias también por simplemente poder estar en Cuba, la revolucionaria. Y, finalmente pero no de lo menos, por poder estar con el Pueblo cubano, sus trabajadores, sus obreros, codeando la serena alegría de todos ellos y su estatura tan naturalmente erguida.

Permítanme entonces aprovechar para saludar tanto la Revolución cubana en marcha, como el proceso revolucionario bolivariano encabezado por Venezuela, radicalizándose día a día. A estos procesos que plantean la satisfacción total de las reivindicaciones de los trabajadores y su verdadera emancipación histórica, les traigo nuestro más sincero apoyo. De igual forma, saludamos y les brindamos nuestra total solidaridad a todas las luchas de todos los pueblos. Las de hoy, como aquellas históricas, resaltando, en particular, las victoriosas revoluciones proletarias rusas, chinas, vietnamitas… sin olvidar las tremendas batallas de la clase obrera americana que, en 1886, nos legaron con su sangre las “ocho horas” o aún, las del pueblo francés llegando, en 1871, a abrir, con la Comuna, las puertas para el “poder obrero”.

En este rumbo, saludar altamente tanto el proceso de renovación y reestructuración de la FSM que deseamos profundo, como su orientación clasista que algunos enfatizaron con gran energía. De hecho, ésta orientación es la única capaz de concentrarnos lo bastante como para hacernos salir airosos en esas batallas tan difíciles que estamos librando y llevarnos hacia no solo un retorno de la situación hacia la ofensiva sino también, así, garantizar el salto cualitativo necesario.

*

Hoy en día, en Haití, la situación está sumamente grave.

Luego de un movimiento popular amplio que, a pesar de sus límites inherentes, había logrado no solo sacar afuera a los Duvalier y consortes sino también llevar una lucha permanente para sus reivindicaciones propias, asistimos a una verdadera desviación, seguida de una gran usurpación de esas luchas por parte de dirigentes, varios al principio, la gran mayoría al final.

Una vez en el poder, sufrieron un duro golpe de Estado en su contra, después del cual, sin embargo, volvieron al poder por medio de las mismas fuerzas imperialistas que los habían derrocado, no sin haber abandonado la casi totalidad de su programa populista. Se empeñaron entonces a perpetuar una corrupción generalizada que les hubiera permitido acumular ellos mismos, y facilitaron (y organizaron) una fuerte penetración imperialista. Militar, para empezar, con la intervención americana del noviembre de 1994 y con la firma después de un acuerdo dejando a las fuerzas de la Drug Enforcement Agency (DEA) norte americana ocuparse del total control tanto de las aguas territoriales como del espacio aéreo haitiano; político, luego, dándole pleno paso a las reformas neoliberales impuestas por el FMI. También, en lo económico estricto, asistimos, después de la destrucción previa de la economía nacional empezada bajo los regímenes duvalieristas, a la puesta en marcha de un paso más avanzado para la implementación de la explotación de la mano de obra, entonces disponible y por el momento abatida, con la firma para varias zonas francas totalmente incontroladas y la construcción de la primera de ellas en la región fronteriza. En este ambiente neoliberal profuso, no es sorprendente que este fue el momento histórico en el cual se dio la más rápida concentración de Capital, por medio del desarrollo amplio de los sectores monopolistas y sobre todo financieros.

Todo esto a costa de la dinámica popular de lucha, a costa del bienestar del trabajador, obrero, campesino, artesano, en nuestro mismo sudor y, a veces, a costa de nuestras mismas vidas, como suele suceder en los conflictos altamente antagónicos, donde los burgueses u otras clases dominantes siempre tuvieron durante este periodo el apoyo gubernamental.

Con esas avenidas trazadas, tanto el poder como la oposición burguesa - eternamente en contradicción únicamente oportunista - llamaron los dos para una nueva ocupación! Entonces, realmente, hoy en día, se trata de una completa, verdadera invasión imperialista que, poco a poco, coge forma de tutela. De hecho, las fuerzas de la ONU, no solo invaden a locales obreros y campesinos, arrestan sindicalistas, humillan a obreros en sus puestos de trabajo, sino que también organizan claras matanzas en los barrios populares donde, bajo pretexto de combatir la inseguridad “terrorista”, lanzan sus ofensivas en contra del pueblo mismo. Además, el control político se diseña en Washington, con relevo de diplomáticos de la ONU y de la OEA en el país. Un acuerdo supuestamente interino, el CCI, (pero que se quedará vigente hasta medianos del 2006 - o sea seis meses después de la toma del poder del nuevo gobierno electo - y llamado a renovarse hasta el 2009 y, luego, hasta el 2015!) orienta definitivamente el país hacia el rumbo neoliberal y la ocupación de facto casi permanente.

Que estén esas fuerzas bajo comando y control de los imperialistas americanos, franceses o canadienses… no sorprende a nadie. Que lo fuesen también bajo dirección brasileña, argentina, uruguaya… gobiernos progresistas que llegaron al poder empujados por la única confianza que se les hicieron los trabajadores o gracias a tremendas resistencias y movilizaciones populares, es otra cosa… que nos deja altamente perplejos y obviamente ¡frente a una contradicción de talla! El populismo, tanto haitiano como latino americano, nos enseña a todos, si fuese necesario, su peligro.

*

Por eso un tema, dentro de las discusiones tanto de taller como en plenaria, nos dejó una reflexión que pensamos preocupante y que quisiéramos compartir con la asamblea: es él de las alianzas. El compañero del Líbano nos hablaba de aquellas que, en su país, están formándose entre las burguesías (internacionales como nacionales) y las clases dominantes feudales, todo bajo dirección del gran capital y de sus gobiernos en sitio. Allí, nos damos cuenta de la precisión estructural de la práctica enemiga: dentro de su Campo existen distintas clases y por lógica histórica, ciertas son naturalmente vanguardias. En el nuestro también. Por principios y frente a la concreta envergadura del ataque contrario que hoy le concierne a todos, las alianzas en el Campo del Pueblo son imprescindibles. Sin embargo, para poder hacerle frente tanto al Capital - el verdadero enemigo en este plan neoliberal - como al populismo - del cual sabemos todos los límites y el aspecto fatal que conlleva para cualquier lucha consecuente - nuestro Campo también debe de ser estructurado. Altamente y estrictamente estructurado. No solo para una más clara movilización, no solo en vista de una mejor orientación sino también, y tal vez sobre todo, para asegurarse de la permanente e ininterrumpida marcha de nuestra batalla. Así, no pueden ser esas alianzas inestructuradas, donde se mezclan todas las clases y están todas “al mismo nivel”. Si estamos claros de los objetivos del imperialismo, si estamos claros sobre el hecho de que es un tipo más avanzado de la implementación propiamente capitalista, debe de enfrentarle la lógica anti-imperialista la más clara: la lógica anti-capitalista.

Eso, solamente lo puede llevar la clase obrera. Por ser, tanto por su posición en la producción como por las humillaciones que de cara a cara sufre todos los días, aquella concretamente antagónica al capitalismo. De allí nuestro papel de dinámica vanguardia que debemos retornar a ocupar, en las alianzas campesinas, en las organizaciones de barrio, en las movilizaciones y orientaciones de Foros, locales regionales o mundiales… De allí el papel que debe responsabilizarse en contribuir a llevar la FSM!

¡VIVA, PUES, LA REESTRUCTURACIÓN DE LA FSM DESDE LA BASE E IRRADIÁNDOSE EN TODOS LUGARES DE LUCHA!

¡QUE VIVAN ASÍ LAS LUCHAS DE TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO ENTERO CON LOS TRABAJADORES COMO POSTE CENTRAL Y BAJO LA DIRECCIÓN DE LA CLASE OBRERA!

WFTU Logo

Posiciones: