Batay Ouvriye Banner

LUCHAS DE ALCANCE GLOBAL

La enorme capacidad de los patronos de hacer lo que les da la gana dentro de las unidades de producción, con la seguridad de que nunca la ley les será aplicada, beneficiando asi del más alto grado de impunidad es, sin duda alguna, una de las marcas más notables de las luchas diarias de la clase obrera a nivel democrático. De hecho, ésta es ciertamente la característica dominante del sin número de despedidas arbitrarias, de las subidas sangrientas de tarifa, de las medidas represivas de la contra-unión y de otras tales exacciones.

En sí, tal evidencia es suficiente para llamar la atención de la clase obrera hacia las oficinas gubernamentales supuestas de ocuparse de este tipo de problema, específicamente la Oficina del Trabajo del ministerio de Asuntos Sociales. Allí se visualizan: retraso voluntario y cada vez sine die de las quejas de los trabajadores, chanchullos, familiaridad con los patronos... concretamente: la defensa de la tiranía de los capitalistas. A aquello se añade la actual debilidad natural de estas instituciones, particularmente del ministerio de Asuntos Sociales precisamente, lo cual reenfuerza aún más este prejuicio. La dimensión global del problema así se precisa. Y cuando, como sucedió recientemente, los empleados de este ministerio van en huelga protestando frente a su incapacidad de funcionar, se vuelven más débiles todavía hasta, entonces, llegar a ser casi ausentes, en triumfo pleno de la burguesía.

Peor: en las raras ocasiones donde los trabajadores llegan a imponer algo de la realización de sus intereses, el problema se extiende hacia otro nivel, el de la aplicación de la decisión tomada. La Oficina de Trabajo declara no ser policía. Pues, de repente, nos encontramos frente a la justicia, luego la policía... Cada vez frente a más misisterios y, finalmente: frente al gobierno en sí.

La dictadura de los patronos tanto como la de las oficinas de gobierno sobre la clase obrera, se evidencia pues de una manera sumamente clara por la actual coyuntura... A prueba, la herramienta en la cual se coagula esta esencia: el Código del Trabajo duvalierista, chaleco de fuerza apremiando de una manera espectacular la clase obrera en su capacidad real de protejer sus derechos, organizarse, mobilizarse.

Este bloque que se erige frente a la clase obrera debe por lo tanto ser combatido desde su legislación, el Código del Trabajo - lo cual indica el Parlamento y agranda aún más el bloque. Opuestos a nosotros: el poder ejecutivo y también el legislativo. Transparentase pues le hecho de que no se trata de un mero efecto coyuntural sino más bien de una verdadera naturaleza: la del Estado.

Patronato, Ministerio de Asuntos Sociales, Justicia, Policía, Parlamento... burguesía, Estado: rapidamente, claramente, las luchas de la clase obrera la llevan a comprender de que se trata de una lucha global, en contra de la integridad del aparato de dominación, en contra de las CLASES DOMINANTES.


Los días 18 y 19 de noviembre de 1995, BATAY OUVRIYE reunió a varios grupos de obreros de la manufactura Chancerelles, de la fábrica de materiales de construcción Sagesse, de la fábrica Seamfast y de la artesanía Carlos. El propósito era debatir de las dificultades que confrontan diariamente en sus respectivos lugares de trabajo, así como de los principales problemas de organización que encuentra la clase obrera en Haití hoy en día.

De esta discusión, seis lineas principales de lucha imediata emergieron, siempre fundamentales en el transcurso de nuestra acción presente. Son:

1. LA LUCHA EN CONTRA DE LA REPRESIÓN ANTI-LABORAL

A pesar de sus diversas formas, las represarias ejercidas en contra de los obreros tan pronto aparescan sus organizaciones autónomas, siempre han tenido la misma finalidad.

• En la manufactura Chancerelles, tan pronto cumplida la legalización del sindicato, una onda de "compresión" eliminó a la mayoría de los miembros del comité ejecutivo.

• En la fábrica Seamfast, donde le espionaje anti-laboral es muy vigente, ha sido hasta imposible para los obreros llegar a poner en pie una organización legal.

• En Clasic Apparel, además de las clásicas revocaciones usuales, la dirección vino con la idea de subdividir la fábrica en dos con el objetivo de desorientar así las iniciativas sindicales.

• En Worldtex, la unión entera fue desmantelada debido a las reiteradas revocaciones.

• En el norte del país, de las tres uniones existentes - exportación de café Novella, fábrica de bloques de cemento Laroche y Hotel Beck - las dos últimas vieron eliminar por revocación a la integralidad de sus comités ejecutivos (aunque el sindicato del hotel pudo reincorporarse algo) y el primero, desde los primeros días de su existencia, no tiene tiempo de hacer más que parar a los múltiples e ilegales ataques de la dirección.

2. LUCHA PARA EL AJUSTE DEL SALARIO

A pesar de haber pasado en 1995 de 15 a 36 gourdes el salario mínimo ($US 1 a $US 2,40), más de la mitad de los 50 establecimientos que producen para el mercado norteamericano en Haití se abstuvieron de pagar este modesto sueldo durante más de un año, gracias al sistema ilegal de altísima tarifa que imponen a sus trabajadores. En Quality Garments y en casa de Charles Handal (dos productores de H.H. Cutler) por ejemplo, un porcentaje grande de obreros siguió matándose al trabajo por nada más que $0.12 la hora. Dos años más tarde, al precio de luchas encarnizadas, pudimos enderezar la situación y forzar a la mayoría de esta fábricas a pagar el mínimo vital. Sin embargo, Quality Garments, por ejemplo, sigue ofreciendo nada más que $1,67 al día al obrero promedio, o sea 73 centavos menos del mínimo legal, y se rehusó sistemáticamente a pagar los 50 % adicionales reglementarios para las horas extras o de fin de semana.

3. DENONCIACIÓN OFICINA DEL TRABAJO / TRIBUNAL DEL TRABAJO

Con una falta crónica de medios de toda clase (automóviles para llevarse a los centros de trabajo en vista de proceder a las inspecciones necesarias, papel o sobre para convocar a los patronos, máquinas para escribir las actas...!!!), estas oficinas del ministerio de Asuntos Sociales y de la Justicia no hacen más que confirmar que las luchas democráticas de la clase obrera habrán de llevarse tanto en el plano económico como en el plano político. Corrupción endémica e infeodación clara y patente a los magnates son sus características profundas - cuando cierta voluntad política dictaría una nominación de funcionarios alternativos, aquellos se ven rapidamente obligados a huir la presión de la clase obrera, yendo hasta esconderse!

4. REFORMAS LEGALES

El Código del Trabajo en vigor es todavía aquel redactado por los ministros de Jean-Claude Duvalier, un instrumento represivo en manos del patronato. Citamos, como ejemplo: la ausencia de toda protección real para la sindicalización, un impresionante arsenal punitivo en cuanto a las condiciones de huelga se refiere, obligación de saber leer para ser parte de un Comité Ejecutivo (en un país donde la mitad de la población activa es analfabeta), un conjunto de sanciones tan nulas para los patronos que extremadamente duras para los obreros, etc, etc...

5. LUCHA FRENTE A LAS COMPRESIONES - FALTA DE TRABAJO Y CONDICIONES INFAMES

Generalisadas en la totalidad de las fábricas trabajando en Haití, las fluctuaciones incesantes de la producción, además de contar mucho en la rebaja real de nuestros salarios, sirven también muchas veces de pretexto para frenar la organización de la clase obrera y la expresión de sus justas revendicaciones. Se trata de una clásica respuesta patronal: bajo el pretexto falso de "baja de negocios", el número de días de trabajo esta reducido y mientras que el obrero ve disminuír su sueldo, llega entonces la sencilla compresión... en vista de un nuevo empiezo del establecimiento con nuevos obreros.

Sin embargo, la naturaleza del trabajo industrial prohibe la búsqueda simultanea de trabajo, lo que implica que en medio de un trastorno infernal, el obrero se ve obligado a agriparse al empleo que ya tiene, víctima, con toda su familia, de una dependencia total.

Esta realidad se suma a una estructura social ferozmente discriminatoria en la cual la burguesía tiene el hororoso papel de negarnos hasta nuestra propia humanidad. En la fábrica: ni agua fresca, ni baños, una aeración absolutamente inadecuada sin contar con unos servicios siempre sucios, polvo en cantidad, ausencia de protección contra los materiales tóxicos, etc, etc... No hay tampoco cafeteria, así comemos en la misma calle en medio del polvo y el sol. El hostogamiento de los patronos y de los administradores es conocido.

6. LUCHA CONTRA LA REPRESIÓN EN LAS FÁBRICAS

El universo carceral de las fábricas llega al colmo: los meros segundos de atraso son despiadamente castigados (mientras que las susodichas "fluctuaciones de producción" son, para nosotros, causas de días enteros sin trabajo, sentados en el frente de la fábrica, esperando la "generosidad" de los empleadores que nos dejarán saber la fecha de la próxima llegada de trabajo).

• En Worldtex, la unión entera fue desmontada por la despedida.

• En el norte del país, de tres uniones el existir - exportación del café de Novella, los bloques de Laroche Ciment y cuba de tintura del hotel - los dos últimos tenía la integralidad de sus consejos de dirección encendidos (aunque el sindicato de la cuba de tintura del hotel era capaz, más o menos, sostener a través y juntar otro); y el primer nunca ha parado el bloquear de los ataques innumerous lanzados por la dirección de la fábrica, desde entonces los primeros días de su existencia.

Posiciones: